fbpx

Los hábitos alimenticios en nuestro día a día

Los hábitos son conductas que repetimos hasta que forman parte de nuestro día a día y que después de un tiempo se vuelven automáticos. Desde pequeños nos vamos habituando a lo que nos enseñan nuestros mayores y también lo que adoptamos del colegio, nuestros amigos y el resto de la sociedad. Por esto este tipo de aprendizaje comienza y acaba continuamente durante nuestra vida. Esta etapa se trata de un periodo muy importane ya que estamos sometidos a las distintas influencias en la que se pueden adquirir gustos y aversiones que perdurarán en la edad adulta y además es en este momkento cuando se necesita un aporte más elevado de nutrientes, sobre todo energéticos, superiores al de los adultos, como por ejemplo proteinas, minerales, calcio, hierro y zinc.

Dependiendo de donde vayamos creciendo, de nuestra ubicación, descubrimos unos sabores y nuestros gustos variarán dependiendo del tipo de comida al cual no hayamos dirigido. Aromas, texturas, olores… (no es lo mismo nacer en la india que en Italia, en Andalucía o en el norte)

De pequeños no se nos ocurría demandar verdura, es más, la apartábamos y ahora una buena fuente de verduras a la plancha nos puede volver locos.

En nuestra evolución y más si viajamos vamos definiendo el carácter que conformará la manera de alimentarnos, optando cada vez por un tipo de comida u otra. Hay quien elige comer la carne tal cual, a la plancha acompañándola de unas verduras al vapor y quien prefiere cubrirla de salsas elaboradas, la carne muy hecha o casi cruda, las pizzas o las latas. Como todo, aquí todo vale, pero quizá un buen consejo sería intentar comer lo más natural posible y encontrar un equilibrio, porque al final de la corrida queda la frase del sabio refranero español.

“Dime lo que comes y te diré quien eres”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *